--Amigos de Alexia en todo el mundo

 



Se reciben cartas sobre Alexia desde los países más variados del mundo: desde Canadá, Estados Unidos de América, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Bahamas, Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina, Chile, Australia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Macao, Hong-Kong, China, lapón, Sudáfrica, Mozambique, Kenya, Zaire, Nigeria, Camerún, Costa de Marfil, Túnez, Marruecos, Israel, Noruega, Suecia, Finlandia, Alemania, Polonia, Rumania, Grecia, Austria, Suiza, Bélgica, Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Italia, Andorra y Portugal.

Las cartas y las fotos que se reproducen son, por tanto, sólo un pequeño botón de muestra.

 


Min-Choo (Singapur): envíenme más

«Conocer la vida de Alexia ha sido para mí de gran ayuda. Rezo su estampa y le pido que me haga una buena hija para mis padres y que me ayude en mis estudios.

Su vida me asombra muchísimo y quiero darla a conocer a mis amigos. Me piden su estampa pero yo sólo tengo una. Por favor, envíenme muchas».


Marta V. (Perú): Alexia es mi amiga

«Con Alexia tengo un trato de verdaderas amigas, cuanto sucede en mi vida acostumbro a comentárselo, como si ella estuviera conmigo. Sé que no está personalmente, pero su espíritu y alegría se mantienen muy juntito a mí.

A ella me encomiendo cada vez que tengo que realizar algún trabajo con mis amigos del Movimiento Cristiano de Enfermos y Limitados Físicos, al que pertenezco. Ellos también conocen a Alexia".



 

Dr. Werner H. (Alemania): en mi trabajo a favor de la vida

«Me enteré, a través de una Asociación Pro-Vida, que una madre quería abortar a su tercer hijo.

Inmediatamente, empecé a encomendarle a Alexia, varias veces al día y durante semanas, que desistiese de su propósito. Después de varios contactos telefónicos, por parte de la Asociación, dejamos de saber de ella.

Yo seguí rezando y poco después supe que, gracias a la intercesión de Alexia, el bebé iba a nacer. Ha nacido una preciosa niña que se llama Jasmina.

Su padre, que era el que más insistía en el aborto, hoy está feliz con su hijita. Y otra buena noticia: el día 28 de marzo de 1999, Jasmina ha sido bautizada.

Como yo todo se lo había encomendado a Alexia, creo que queda clara la eficacia de su intercesión. He repartido su estampa entre el grupo de mujeres que colaboran en esta Asociación Pro Vida».


Orlando G. (Argentina): en la Acción Católica Don Bosco

«La familia de Acción Católica Don Bosco ha ido creciendo en el último trimestre, y el folleto "Yo conocí a Alexia" sigue circulando entre los chicos nuevos. Todos ellos se han interesado por la Causa de Alexia.

Dentro de poco nos iremos de campamento y la temática se centrará en "vivir con perfección la vida cristiana". Su ejemplo es un extraordinario modelo de vida cristiana».


Bruno H. (Francia): me gustaría que fuese "la patrona de la clase"

«He terminado de leer la vida de Alexia. He quedado profundamente impactado. Soy educador y profesor en un orfelinato para niños de edades entre 7 y 12 años y me gustaría que Alexia fuera "la patrona de la clase".

Me haría muy feliz si pudieran enviarme alguna fotografía de Alexia para ponerla en el aula»


Esta joven profesora de niños sordos envía su foto
y un videotestimonio por internet


Martha L., México D. F.: ha cambiado, gracias a Alexia

‘‘Un muchacho distanciado de Dios por un vida un tanto disipada, que en sus ratos libres se dedica a la música, leyó el libro de Alexia y le removió profundamente.

Su lectura le hizo tanto bien, que ha cambiado conmovido por el ejemplo de Alexia, una adolescente que vivió su enfermedad con tanta fe.

Mientras leía su vida le ha compuesto una canción que se titula «El último ángel»’’.




Una madre de familia brasileña, María Saa, escribe desde Río de Janeiro:

“Alexia!
¡Cuánta ternura en el alma de esta niña fuerte, que afrontó todo con la aceptación de los que saben que su misión es dura, pero que con la gracia de Dios es siempre un bálsamo!

Admiro su tenacidad, su amor por los demás y su fe inquebrantable. Que el espíritu puro de Alexia pueda tocar suavemente los corazones endurecidos y se vuelven fraternos como ella siempre deseó”.

Primeras enfermeras graduadas
en la Escuela de Auxiliares "Alexia", de México


Steve O. (Canadá): cada día me encomendaba a ella

A finales de febrero de 2005 había perdido mi empleo. Estaba algo desanimado y necesitaba seriamente una reorientación de mi carrera profesional.

En los meses anteriores había estado leyendo una biografía de Alexia. Estaba impactado con el modo en que Alexia había abrazado el sufrimiento y aprendí mucho de su vida. Decidí pedirle su intercesión para que me ayudara a encontrar un buen trabajo.

Cada día le pedía este favor. Tras unos tres meses, aproximadamente, de continua búsqueda, finalmente conseguí trabajo en un centro privado de Secundaria, haciéndome cargo del sistema informático. El puesto de trabajo es muy adecuado a mis planes profesionales y ha resultado mejor de lo que yo esperaba y confiaba en obtener.

Atribuyo a la intercesión de Alexia el haberme mantenido en actitud positiva durante mí búsqueda de trabajo y la obtención de este favor.


Norma S. (Brasil): siempre le rezo

Ya pasaron más de nueve años desde que me dieron la primera estampa de Alexia, desde entonces siempre le rezo. Entonces obtuve, por su intercesión, un favor para mi nieta Beatriz, y así lo comuniqué a la Asociación. Lo que les voy a contar sucedió en el mismo hospital.

A principios de marzo, el día 8, mi nieta estaba en el colegio cuando comenzó a sufrir fuertes dolores de cabeza, con fiebre; ese día la mediqué yo misma. El miércoles mi hija la llevó al médico, que le dio un antibiótico y le dijo era a causa de la garganta, pero ella cada vez estaba peor.

Al día siguiente la llevé de nuevo al hospital y me dijeron que era sinusitis y por ello tenía dolores de cabeza. Le dieron una medicina más fuerte. Esa misma noche empeoró. Además de fiebre y dolor de cabeza comenzó a vomitar y le brotó una erupción roja por el cuerpo.

Volvimos al hospital y quedó internada, pero sin mejoría. El viernes por la tarde el dolor y la fiebre la hacían gritar. El médico pensó que podría tener meningitis y todos se asustaron al repetirse la misma historia de hace nueve años en el mismo hospital.

Fue entonces cuando le pedí a Alexia que intercediera ante Nuestro Señor (siempre llevo su estampa con mi documentación).

Le quitaron líquido de la tercera vértebra y no paso nada, gracias a Dios. El sábado mejoró y la enviaron a casa. El domingo volvió a empeorar y permaneció ingresada.

Nosotros regresamos a casa, tomé la estampa de Alexia y empecé una novena: rezaba su oración y después un rosario. El lunes volvimos al hospital. Tuvieron que hacerle una tomografía porque el dolor no remitía.

La espera del resultado fue dura para los familiares pero seguíamos rezando con mucha fe.

El resultado fue positivo para alegría de todos. El martes todo cesó: la fiebre y el dolor de cabeza.

Terminé la novena y doy gracias a Alexia por el favor recibido.



Roberto H. (Guatemala): ha sido buena gente conmigo

"Mi país ha pasado por el trago amargo de las tragedias naturales, los terremotos que han asolado mi país. Mi familia vivió un auténtico destierro, hasta que pudieron regresar a su casa.

En esos momentos es cuando el ejemplo de Alexia más me ha edificado, pues cuando rozamos el oscuro abismo de la desesperación, buscando los porqués de tanto dolor, y contemplamos su fortaleza, ella nos ayuda a recobrar la confianza de que, pase lo que pase, siempre será lo mejor, aunque no lo entendamos.

Ahora que todo ha vuelto a la normalidad, me sigo encomendando a Alexia, que ha sido buena gente conmigo y le doy las gracias. También le pido que me ayude en los estudios».


Pilar D. (Irlanda): conocerla causa impacto

«La respuesta personal de Alexia a la gracia que recibió en su vida ha hecho pensar mucho a la gente que tiende a perder la visión sobrenatural. Aquí la devoción a Alexia es muy real y el conocerla causa verdadero impacto en muchas almas».



Shoko H., Japón: lo que pedí se ha cumplido

«Escribo esta carta para comunicarles que lo que le pedí al Señor por intercesión de Alexia se ha cumplido. Cuando regresé a Japón, mi país, una persona amiga me dio una estampa de Alexia, y a partir de ese momento, empecé a encomendarme a su intercesión.

Le pedí que mi hermana mayor y mi padre encontraran la verdad y recibieran el don de la fe en la Iglesia Católica y fueran bautizados.

Como ya sabrán no es muy común que un japonés sea cristiano. Toda mi familia era pagana, pero desde el día en que mi madre se convirtió al catolicismo cada uno de los miembros de la familia fue recibiendo su influencia.

Yo fui el segundo en convertirme, más tarde mi hermano mayor también se convirtió con casi 20 años, y tuvo la gran suerte de ser bautizado por el Papa en Roma, adonde había ido aun encuentro de jóvenes por Pascua.

Desde el día en que empecé a rezar la estampa de Alexia, las cosas fueron cambiando poco a poco. He estado rezando la estampa al menos una vez al día, y mientras tanto, mi hermana y mi padre empezaron a ir a clases de catecismo.

Finalmente, el Domingo de Resurrección, mi hermana se bautizó junto con sus tres hijos, incluido el recién nacido que vino al mundo el día 19 de marzo de 2000. Ami padre aún le queda un poco de camino por recorrer, pero sigue yendo a las clases de catecismo en la parroquia.

Yo sigo rezando por la conversión de mi padre y de otras muchas personas.

Ojalá que la oración de Alexia "Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras" se difunda más y más por todo el mundo para ayudar a todos a acercarse a Cristo.

Encomiendo la pronta beatificación de Alexia y a todos ustedes con mucho cariño».



Pilar A. (México): comprendí que podía dar más

«Desde que conocí a Alexia me he dado cuenta que yo podría dar más de mí misma.

A través de ella me acerqué a mi custodio cada día más. Ahora platico con él y con Alexia asiduamente. Me gustaría pertenecer al grupo de amigos de Alexia. Rezo mucho por su pronta beatificación».


Renato H. (Chile)

«Los dos diáconos por cuya salud le pedimos a Alexia ya están bien y haciendo vida normal. Uno de ellos, siempre que le lleva la comunión a los enfermos, les da una estampa de Alexia "la españolita", como le llaman. A mí, su reliquia me acompaña siempre en mi oración diaria».


Yurma, con su madre
y su hermano José María, en Santa Cruz de Tenerife


Christopher B. (Nueva Zelanda)

Conocí a Alexia cuando encontré una estampa suya en la capilla de la Universidad de Hamilton. A través de su vida, he sentido que ella me enviaba un claro mensaje: me invitaba a rezar.

Así lo he hecho y desde entonces he notado su ayuda y su cariño hacia mí. Yo también la quiero mucho».


John S. R. (Estados Unidos)

«He tenido oportunidad de leer algo sobre Alexia consultando la página web de «Le Laurier» en Francia. Me gustaría muchísimo recibir más información sobre ella: estampas para la devoción privada, hojas informativas, etc. Tengo un gran interés en conocerla más».


José F. P. (Alemania)

«Os envío la revista «Visión 2000» que se publica en Austria y tiene una gran difusión. En ella aparece, a doble página, un extenso artículo, muy bonito y muy completo, sobre la vida de Alexia»,


Quique envía su foto y un video testimonio por internet

---Regresar a la página de Inicio