Alexia González-Barros y González falleció el 5 de diciembre de 1985.

Desde el primer momento llamó la atención que muchas personas –incluso quienes no la habían conocido en vida- considerasen que había muerto una santa.

Desde entonces, su fama de santidad se ha desarrollado y extendido de forma espontánea por todo el mundo.
 


Las hojas informativas

Hay que hacer notar que nadie hizo nada por crear su fama de santidad después de la muerte, ni por impulsarla de manera particular.

Sólo más tarde, cuando esta fama estaba ya muy extendida en numerosos ambientes, con la debida aprobación eclesiástica se imprimieron estampas con una oración para la devoción privada, y algunas hojas informativas en las que se daban a conocer breves rasgos de sus virtudes y favores atribuidos a su intercesión.

Con estas publicaciones se daba respuesta al deseo repetidamente manifestado de muchos cientos de personas, con absoluto respeto a los Decretos del Papa Urbano VIII.

 

Desde los cinco continentes

Ya entonces llegaba a la Postulación numeroso correo de los cinco continentes.

Esta fue la causa de que, por imperativo de conciencia, y sin otra finalidad que buscar el bien de la Iglesia y de las almas, se creara la Asociación para su Causa de Beatificación que, como actor, propuso a los organismos competentes -la Iglesia diocesana y la Santa Sede- el estudio pormenorizado de la vida y heroicidad de virtudes de la Sierva de Dios.


---Regresar a la página de Inicio