---
Testimonios de religiosas y religiosos de todo el mundo

---

-- Inicio

 

Muchas religiosos y religiosas, hombres y mujeres consagradas de todo el mundo, tienen devoción y cariño a Alexia. Entre las religiosas, hay Carmelitas, Esclavas del Santísimo, Clarisas, Franciscanas Concepcionistas, Agustinas Recoletas, Salesas, Dominicas, Cistercienses, Misioneras de San Vicente de Paúl, etc., de diversos lugares del mundo que la consideran como algo "suyo" y entrañable.

Yo soy una religiosa de la Congregación de Misioneras de San Vicente de Paúl en Perú y llevo el nombre religioso de Alexia. Ella es mi protectora en el Cielo.

La Congregación acostumbra a cambiar de nombre al pasar al noviciado: yo elegí Alexia. Considero que la aceptación de mi nuevo nombre es providencial: es una larga historia que posteriormente se las contaré.

Con cariño: Hna. Alexia

Es frecuente recibir cartas con comentarios de este tipo:

"El libro de la vida de Alexia se ha empezado a leer en el refectorio. Comemos en silencio mientras una de las hermanas lee, de ese modo sustentamos el cuerpo, y el alma con la palabra de Dios. ¡Tenemos una santa en el Cielo! La vida de Alexia encierra una grandeza de alma que nos da lecciones de heroísmo, de alegría y de fidelidad a cuanto el Señor nos pide. Su vida la hemos dado a conocer a las seis fundaciones que salieron de este Monasterio."

"Su vida está haciendo un bien inmenso a nuestra Comunidad. Es una continua meditación. Alexia es una santa más que tenemos en el Cíelo."

"Para nosotras ha sido una gracia grandísima el conocer la biografía santa de Alexia. Ella es un regalo del Señor para toda la humanidad."

"El ejemplo de Alexia es un estímulo para vivir cada día mejor mi vida religiosa."

"Que nosotras hagamos siempre lo que Jesús quiera, como decía Alexia. Las novicias no paran de hablar de ella".

"El día primero del año tenemos costumbre de echar a suertes y sacar una papeleta con el nombre de un santo o santa para que sea nuestro compañero de oración. Este año, cuando sacaron mi papeleta salió el nombre de Alexia. Esto ha sido para mí una muestra de cariño de su parte."

"Nosotras tenemos una biblioteca bastante grande, pero en la celda sólo tenemos los libros que manda la Regla, que son contados. A esos poquitos libros vamos a sumar el de Alexia (...) hará un gran bien a las almas consagradas."

"La lectura conmovedora de la vida de Alexia ha sido para nosotras una gracia comunitaria. Vida sellada por el Amor que se ofrece y se acepta con todas sus consecuencias. Ha crecido en nosotras una gran atrae ción por Alexia y nos encomendamos a su intercesión ante Jesús y María".

"En los próximos días estarán, Dios mediante, reunidas todas las Madres Superioras de nuestra Congregación. Vamos a encomendar todas el fruto espiritual a nuestra Alexia".

"La bella historia del alma de Alexia nos ha impactado y nos ha hecho reflexionar mucho. Es palpable la unión de Díos en su alma. ¡Qué tempranamente maduró para el Cielo y el Señor la encontró digna de sí! Alexia se hace querer y en cierto sentido tener nostalgia de su alentadora presencia. Es una fuerte llamada de alerta a vivir nuestro propio compromiso de donación para el bien de la Iglesia,"

Recogemos algunas cartas, testimonios y videotestimonios de religiosas y religosos..


Rvda. Madre General de la Compañía de Santa Teresa de Jesús

«La beatificación de Alexia será un don para la Iglesia que necesita siempre presentar al mundo, para todas las edades y formas de vida, modelos cualificados de vida cristiana. ¡Qué maravilla que pueda presentar una vida de niña, como la de Alexia, tan rica en gracia de Dios!».


Una carmelita descalza: una gran alegría

La Causa de Canonización de Alexia fue introducida en Madrid el 14 de abril de 1993 y el 8 de mayo de 2000 fue consignada la Positio super virtutibus en la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos de Roma.

Esta carmelita descalza de Santa Teresa habla sobre el ejemplo cristiano de Alexia.

 


Hna. M. M. (Brasil): en un momento de duda y turbación

«Habiendo hecho ya los votos perpetuos y tras 17 años de vida religiosa en los que me sentí muy feliz, convencida de que aquí, en este monasterio, y con mi vocación específica, era donde Jesús me había puesto para el bien de la Santa Iglesia y de las almas, empecé a sentir muy dentro de mí un enfriamiento, una desviación no sólo de mi vocación, sino también de la fe, de tal forma que, por poco no dejo mi vocación e incluso hasta la misma religión, tan grande era el abismo en que me encontraba.

«Después de muchas vicisitudes, los Cielos vinieron en mi ayuda. Por indicación de mi superiora, comencé a tener dirección espiritual con un buen sacerdote. Éste me recomendó la lectura de varios libros de espiritualidad (...). Cuando estaba tratando de encontrarlos en la biblioteca mis ojos se posaron en un libro que llamó mi atención por el rostro de la niña que había en la portada y por el título: "Alexia, una historia de dolor, valor y alegría".

Me quedé con el libro, empecé a leerlo y ya no lo dejé. No podré decir cuántas veces lo he leído y releído. Éste fue mi primer contacto con Alexia, y desde entonces ¡cuántas cosas sucedieron!

«Alexia ha sido una presencia constante en mí vida, ayudándome en mi caminar para ser fiel a mi vocación y así vivir mi donación y mi entrega al Señor, al prójimo, a la Iglesia, orando por muchas intenciones. Hay una amistad fraterna entre nosotras y sé que Alexia está siempre conmigo.

Espero tener la gracia de ver el día en que ella sea puesta como modelo e intercesora para tantas y tantas almas".




Franciscanas de María Inmaculada devotas de Alexia
de la Misión de Karangassó (Malí. África Occidental).
Hermana Hitda, Hna. Ivonne, Hna. Adalgisa y Hna. Laura
con Ramatá, Bernardefíe y Mariana, nativas que colaboran
en el centro de formación de la Misión


Frére M. (Francia): la conversión interior de un monje francés

"El 5 de diciembre encontré en la biblioteca de nuestro monasterio la biografía de Alexia en francés.

Reconociendo lo que de subjetivo puede haber en este tipo de encuentros y sin pretender sobrevalorar la profunda conmociónque me produjo su lectura, no puedo pormenos de calificarlo de auténtica conversión. Pero es algo que sólo el tiempo puede demostrar.

Desde entonces Alexia como a tantas otras personas no me ha abandonado y su presencia es para mí una gran fuerza para avanzar hacia Dios y con Dios.

Un milagro físico tendría más peso, pero una conversión tan profunda tiene, sin duda, mayor importancia para la Iglesia. Me siento el hermano pequeño de Alexia".


Sister Gemma, Inglaterra

"Nuestra buena amiga Vera fue recibida en la Iglesia Católica en la pasada Vigilia de Pascua y confirmada en el día de Pentecostés. Está encantada de ser católica.

Estoy segura de que fue ayudada por la oración y el sufrimiento de Alexia.

Otras hermanas de este convento están leyendo el libro de su preciosa vida y no tenemos duda alguna de su santidad."


Sor María del Triunfo cfd. Guadalajara

«Esperamos imitar las virtudes de Alexia, alabando a Dios por las maravillas que hacen las almas que se entregan como hizo ella.

Su ejemplo impulsa a la juventud a vivir con pureza y amor el don de la vida que Dios les da. Elevamos nuestras súplicas al Señor y a nuestra Santísima Madre la Virgen del Olvido para que Alexia sea muy pronto beatificada.»


Philomenia R.O.: la primera carta escrita en chino

«Quizás sea esta la primera carta que reciban escrita en chino. Nuestra generación tiene necesidad del ejemplo de santidad de Alexia. Conocerla me produjo una gran alegría y una gran esperanza.

Alexia me hizo ver que la distancia entre el cielo y la tierra se hace muy corta. Le pido que sea mi gran hermana del cielo.»


Jesús Failde González, de Nules (Castellón): un poema para Alexia

"Las religiosas Concepcionistas Franciscanas de Guadalajara con las cuales tengo correspondencia me han enviado una estampa de Alexia cuya historia me ha causado impacto además yo estoy también paralítico, exactamente parapléjico a causa de una gravísima caída desde un primer piso hace ya 10 años.

Como suelo escribir poesías y pequeños artículos os envío ésta titulada "Quiero" dedicada a nuestra buena amiga Alexia, con la alegría de poder verla en la gloria de los altares".

QUIERO

Sonó Tu invitación en mis oídos,
Tus labios se entreabrieron,
y yo, anonadada por el gozo,
tan sólo dije: ¡Quiero!

Repetía Tu voz, una y mil veces:
¿Querrás? Y en el silencio
mi corazón tan sólo respondía:
¡ Señor, Tú sabes que te quiero!

No quise preguntar dónde ni cómo,
no me importaba eso;
que cuando el corazón está abrasado
tan sólo dice: ¡Quiero!


Sor Anunciación, desde Tarragona

‘Una persona amiga, al tener su primer hijo, tuvo un desprendimiento de retina, que el oculista le dijo que tendría que operar.

Le dí una estampa de Alexia, animándola a que se encomendara a ella.

Cuando esperaba que iba a ser operada, el médico le dijo que estaba perfectamente, como si nada le hubiera pasado y que, por lo tanto, no era necesaria la operación.

Esta amiga guarda con gran cariño la estampa de Alexia y agradece este favor obtenido por su intercesión’’.


Hno. Gabriel J. A. (Brasil), monje benedictino

"Soy un monje benedictino que siente una gran devoción por Alexia. Le agradezco que me haya mostrado cómo en la vida sencilla podemos santificarnos. Es como mi hermanita y mi protectora.

Ella fue contemplativa, sin retirarse del mundo, por haber estado siempre en íntima unión con Dios. Y yo, para vivir esta intimidad, he escogido un monasterio de clausura.

Junto al sagrario le he pedido a Jesús que Alexia me ayude para que también yo pueda hacer siempre lo que Él quiera. En el día de mi profesión, Alexia estará muy presente".


Rvda. M.Beatriz Jaén (España), carmelita

"En nuestro Carmelo se quiere a nuestra pequeña Alexia y nos encomendamos a su intercesión. Alexia supo alcanzar la meta de la santidad en muy pocos años. ¡Qué estímulo y que ejemp lo tan admirable es para todos!".


Sor María Dolores, M. C., (Mérida), franciscana

"Todo don que nos es concedido por la comunión de los santos redunda en bien de la Iglesia entera y eso sucede con Alexia. ¡Cuántas gracias he recibido en mi alma por la lectura del libro!

Lo he leído varias veces y siempre el Espíritu Santo me ilumina descubriendo algo nuevo en su lectura.

Quiero mucho a Alexia... es normal... todos los santos interceden por los que estamos en la tierra y yo tengo un especial amor a la Iglesia triunfante. "


La Hna. Delia Tello con el grupo "Alexia "
del Colegio "Sta. Rosa de Lima ", (Perú),
al finalizar unos ejercicios espirituales


Hno. Luis C. (Brasil), misionero comboniano

«Desde que conocí la historia viva y real de Alexia deposité en ella una confianza extraordinaria.

Veo en ella una entrega plena a Dios y un amor muy grande a los hombres.

Alexia es un buen testimonio para el mundo, para que su fe y su valor ayuden a la gente a descubrir la bondad infinita de Dios.

Soy un joven misionero combomano que quiere dejar su testimonio pidiendo al Señor que bendiga la Causa de Beatificación de nuestra querida Alexia».


Hnª Jacinta de María, (Gerona, España) religiosa de clausura



“No se pueden imaginar cómo poco a poco Alexia se ha ido calando y cómo se está haciendo compañera de esta monjita.

Me han hecho una operación y la movilidad es imposible. Antes de la operación llevaba siete meses en manos de médicos; total que a mis 21 años y mi temperamento muy movido, al verme en esta inmovilidad casi, casi, el desánimo era seguro.

Alexia me ayudó desde el primer momento que se lo pedí. La rehabilitación es lenta pero ahora, créanlo, la alegría y la paz me llenan.

Lo que más me ha impresionado es esa frase que tanto encierra: “Jesús, que yo haga siempre lo que Tú quieras”.


La Priora de un Convento de contemplativas de Salamanca, escribió a los pocos meses de morir Alexia:

“Cuánto hemos aprendido de Alexia! Sólo su sonrisa y la paz de su rostro en esos meses largos de tanto sufrimiento podrían llevarla a la Gloria de Bernini, pero sabernos que está mucho más alta. Quisiéramos que la juventud la contemple y la admire.

En cuanto a nosotras, nuestra querida Alexia nos empuja y nos está ayudando a vivir con mayor intensidad el lema de nuestro Instituto: “Amor e inmolación”.


Sor María Guadalupe: entre los niños más pobres del Brasil

"Aquí en Brasil, concretamente en San Pablo, un sacerdote bueno y muy celoso quiere abrir una escuela en su parroquia para atender a niños pequeños mientras sus madres van a trabajar, y le quiere poner el nombre de Alexia.

Tal vez ustedes nos podrían enviar alguna fotografía para colocar en dicha escuela u otra cosa que pudiese marcar la presencia de Alexia entre los chiquitines más pobres de Brasil".


Sor Margarita del Moral, (Córdoba) Cisterciense


Empiezo esta carta con las palabras del salmo: «iQué devolveré al Señor por todo el bien que me ha hecho?».

Conocer a través del libro a ‘‘mi pequeña Gran Alexia” como la llamo.

Dos son los sentimientos que han conmovido mi corazón: uno, la admiración al ver manifestada en ella la Fortaleza de Dios, en un alma de niña pero a la vez tan grande y otro, de acción de gracias a Nuestro Señor porque ha hecho de ella un alma santa, una Alabanza a su Gloria, porque el martirio de Alexia ha sido realmente una señal de lo que Dios puede hacer con un alma generosa y sencilla.

Ella, uniendo sus sufrimientos a la Pasión de Cristo, ha sido en cierta manera con la Virgen María de Nazareth, corredentora con Jesús’’.


Hna. María Alexia (Tenerife)

«Qué alegría da el saber cuántas conversiones hay gracias a la intercesión de Alexia, y saber que cada vez son más y más, los que la conocen, la quieren y acuden pidiéndole ayuda.

Sé que ella rezaba mucho por los niños sin bautizar, por eso, yo, ante esas circunstancias se los encomiendo a ella, sabiendo que por su intercesión serán prontito hijos de Dios».


Sor María T. (Lugo)

«El ejemplo de Alexia dará mucha gloria a Dios en este mundo tan falto de fe cuando conozcan la ráfaga de luz que nos dejó la vida de esta niña de quince años, que no vivió más que para complacer a Jesús, aceptando la dolorosa enfermedad y la muerte con una fe, esperanza y caridad heroicas.

Procuraré difundir su devoción a ver si vemos pronto beatificada a nuestra queridísima Alexia, ya que Jesús no le negará nada a la que tan santamente no le negó nada a El».


Hna. Laura I. (Malí)

«Le pedimos a Alexia para que, como ella, seamos dóciles a las mociones del Espíritu Santo y podamos así obtener las gracias que necesitamos para ser siempre fieles a Jesús, como ella lo fue».


Sor María del Carmen (Brasil)

«Espero que, Dios mediante, el milagro para la beatificación de Alexia suceda en Brasil. Yo así lo deseo, y confío en que ella, tan cerca de! Señor, nos enseñe a hacer lo que Dios quiere.

Deseo para todos los devotos de Alexia las más copiosas bendiciones y una santa y feliz Navidad».


Hna. María Teresa R. (Colombia) Misionera

"Alexia ha sido y es mi guía espiritual. Cada día, al empezar mi labor de misionera y después de hacer mi oración personal a Jesús y María, le digo a mi amiga: "Alexia, ven con migo a trabaj ar" y siento que su presencia me acompaña y me cautiva.

Doy gracias a Dios por tan grata amistad y por su ayuda en todo lugar de misión. Es modelo de perfección para todo el mundo".


Hna. Sagrario (Ecuador): para que cuide a mis niños huérfanos

"Tengo a mi cuidado 61 niños huérfanos de todas las edades y todos ellos los tengo encomendados a Alexia para que los cuide y para que la imiten en sus virtudes.

Quiero que, como yo, ellos tengan también una amiga en el cielo".


P. Domingo N., Granada (España): un religioso a cargo de una parroquia

"Ayer tuvimos el retiro mensual los religiosos de esta comunidad que se compone de parroquia y colegio. Una de las conclusiones fue "Cumplir con alegría nuestro trabajo", mensaje que Alexia nos envía a todos en la Hoja lnformativa nº 12.

Yo le encomiendo que me alcance del Señor la gracia de vivir con renovada ilusión mi sacerdocio y que me ayude atener cada día más ganas de ser santo".


Hna. Ana F. (Chile)

«Estoy tratando de dar a conocer la vida heroica de Alexia a nuestros alumnos y conocidos. La juventud necesita modelos de santidad actuales que correspondan a su edad. Rogamos a Dios para que nos dé una nueva joven santa».


 


 

 

 




---
Regresar a la página de Inicio